Buscar este blog

Cargando...

domingo, 27 de febrero de 2011

Antecedentes


El proceso político que se inicia en Venezuela a partir de 1830 hasta 1899, se caracteriza por el largo período que vivió en distintas etapas alternas de paz y revoluciones, de gobiernos legales y de dictaduras. El nuevo orden que se proponían establecer las elites influyentes del país giraban en torno a la formación de tres elementos: el caudillismo como sistema político, la creación del Estado Nacional y el establecimiento de una ideología liberal.
En relación al caudillismo este se hizo presente en Venezuela producto del vacío de poder, falta de autoridad nacional, aislamiento de las regiones y la falta de vialidad. En cuanto a la creación del Estado Nacional se crea un instrumento de dominación y conducción social capaz de imponer un orden y establecer algunas metas.
La ideología liberal fue diseñada por un grupo de intelectuales, los cuales querían hacer de Venezuela una nación controlada por el libre juego de la oferta y la demanda, para provocar un desarrollo capitalista de las fuerzas productivas, y así complementar y consolidar un régimen político republicano.
De tal manera, que este proceso se puede dividir en varias etapas, de acuerdo a los hechos más resaltantes del mismo:
  • Oligarquía Conservadora 1830 -1848
  • Oligarquía Liberal 1848 -1857
  • Federación a la Revolución Azul 1858 -1869
  • Guzmancismo hasta la Restauración Liberal Restauradora 1870 -1899

Ruta de la Revolución Liberal Restauradora

Cipriano Castro en armas contra el Gobierno de Ignacio Andrade, cruza el 23 de mayo de 1899 el río Táchira, en el comienzo de una victoriosa marcha hacia Caracas. El desarrollo de la invasión se presentó con fuerza arrolladora, derrotando a su paso todas las fuerzas gubernamentales de San Cristóbal, Toconó, Paramillo y Táriba. En el Estado Mérida, en la localidad de Tovar en un enfrentamiento vencieron a las tropas del general González Pacheco sin encontrar resistencia continuaron hasta Barquisimeto donde derrotaron al General Elias Aular quien era presidente del Estado Lara; continuaron por Yaracuy hasta el centro. Siguieron por Nirgua venciendo al General Rosendo Medina (padre de Isaías Medina).
Era la Revolución Liberal Restauradora o invasión de los sesenta. Entre quienes acompañan a Castro iba su compadre Juan Vicente Gómez. Castro proclamaba que Andrade violaba la Constitución y él la restauraría. En la población tachirense de Capacho, su cuna, lo espera una multitud. Allí organiza un ejército de 1.500 hombres y avanza hacia Caracas, de triunfo en triunfo, hasta llegar a la capital el 23 de octubre de 1899. El lema de su revolución era: Nuevos hombres, nuevos ideales, nuevos procedimientos.
La bala de la Carmelera (donde muere Joaquín Crespo) va a trazar rumbos nuevos a la historia política venezolana. El Congreso de 1899 acuerda restablecer la autonomía de los Estados conforme a la Constitución de 1864 y dispone que en tanto se organicen las secciones con el carácter de Estados, Andrade nombre presidentes interinos volviendo a las «autonomías históricas». Esta reforma divide el Congreso en revolucionarios y constitucionalistas y le da bandera legitimista a los aspirantes a la silla presidencial.
Cipriano Castro, antiguo parcial de Andueza Palacio, cruza el río Táchira el 23 de mayo de 1899. Esta invasión se ha llamado la Revolución Liberal Restauradora o invasión de los sesenta. De segundo viene Juan Vicente Gómez, antiguo comerciante en ganado y de carácter reservado.
Castro es hombre nervioso, retórico, valiente. Triunfa en «Tononó», «Las Pilas», «Cordero». Resuelve marchar al centro y en Trujillo aprovecha la vieja contienda entre conservadores y liberales para identificarse con los segundos. En las alturas de Nirgua derrota al general Rosendo Medina y en Tocuyito, vence definitivamente a los generales Antonio Fernández y Diego Bautista Ferrer. Recibe el apoyo de los «nacionalistas», quienes creen que está trabajando para su jefe. Así lo apoyan Loreto Lima y Samuel Acosta.
Los liberales caraqueños que desconfían de Andrade presionan sobre éste para que renuncie y ganarse así al jefe andino, cuya influencia le disputan los nacionalistas. El banquero Manuel Antonio Matos, cuñado de Guzmán Blanco, quien se entrevista con Castro y le expone las bases necesarias para un pacto: renuncia del Presidente Andrade ante el Congreso, implantación de la Constitución de 1864 y nombramiento del Presidente por el Congreso. Castro pide la rendición incondicional.
Inexplicablemente, cercado por la traición, Andrade resuelve huir y el Presidente del Consejo de Gobierno declara acéfala la jefatura y se encarga del gobierno. Su fuga determina el triunfo de Castro. «Nuevos hombres, nuevos procedimientos, nuevos ideales», es la síntesis de su programa.
Con la entrada de Castro, Caracas ve de nuevo espectáculos a los cuales ya se había acostumbrado. Similar al de 1864, cuando entraron los federales, al de 1870, cuando entraron los de la Revolución de Abril, al de 1892, cuando penetraron los llaneros «legalistas» de Crespo. Adquiere de nuevo aspecto de campamento. Con Castro, dice Juan Oropesa, penetra en la historia «la llamada invasión andina, porque con ella irrumpen por primera vez en el escenario de la política nacional las hasta entonces más sedentarias masas de las tierras altas, integradas por gentes que hablan pausadamente, arrastrando las eses y cuya misma fisonomía, difiere de la del tipo más hibridizado del resto del país. Son los rústicos de la montaña, como antes habían sido los del Llano, Oriente y la Costa, quienes integran en su mayor parte el ejército con que Castro recorre, en poco menos de seis meses, los mil y tantos kilómetros que tiene que atravesar para llegar a Caracas».
El primer Gabinete de Castro se integra con predominio de los liberales del continuismo anduecista. El 28 de octubre de 1899, «El Mocho», aún con su nombramiento de Ministro en el bolsillo se pronuncia porque el Gabinete «no corresponde a las aspiraciones de la Revolución que quiere moralidad política y administrativa». No tarda en ser vencido y prisionero.
El año 1900 marca la ruptura de Castro con los banqueros capitalistas. Ante la negativa de estos de suscribir un empréstito, el gobierno amenaza con abrir las cajas fuertes a mandarriazos. Además, dicta un decreto mandatario a acuñar dos millones y medio de bolivares en plata y a circular setecientos cincuenta mil bolívares en níquel. Tal decreto introduce el pánico financiero y los banqueros objetan la política de Castro, yendo a tener a la cárcel. No tarda en lograrse la paz con los contendientes, pero al poco tiempo Matos, uno de los banqueros encarcelados, surgirá como jefe de la llamada Revolución Libertadora.

Causas

El 23 de mayo de 1899 se inició desde Colombia una invasión a Venezuela acaudillada por Cipriano Castro, la cual tuvo como finalidad derrocar el gobierno del presidente Ignacio Andrade. Dicha campaña militar conocida como la Revolución Liberal Restauradora o la "invasión de los 60", representó la primera participación masiva de los andinos en la política nacional y la finalización de la hegemonía del Liberalismo Amarillo. Previo a su participación en este alzamiento, Cipriano Castro estuvo exiliado durante 7 años en Colombia (1892-1899), desde donde esperaba para asaltar el poder. En este sentido, la crisis política experimentada por el liberalismo tradicional y el régimen de Ignacio Andrade, permitió el desarrollo cabal del movimiento revolucionario castrista. Desde mediados de 1898 el partido castrista del Táchira había iniciado una gran actividad y se convierte en una célula conspirativa, al observar la fragilidad del gobierno. Por su parte, Castro intenta entonces formar una alianza con otro caudillo tachirense exiliado en Colombia, Carlos Rangel Garbiras, con el objeto de coordinar una insurrección; pero, el fracaso de las conversaciones sobre el particular lo lleva a la determinación de llevar a cabo la invasión con sus fuerzas, en las que figuraban personajes tales como Juan Vicente Gómez, Manuel Antonio Pulido, José María Méndez, Emilio Fernández, Jorge Bello y Pedro María Cárdenas. En definitiva, Castro logra juntar un contingente de unas 60 personas que invaden por la frontera colombiana el 23 de mayo de 1899, acusando al gobierno de Ignacio Andrade de haber violado la Constitución Nacional de 1893, la cual restauraría el movimiento castrista.

El Gobierno de la Revolución Liberal Restauradora

Después de su entrada triunfal a Caracas, Cipriano Castro toma el poder y establece una nueva estructuración en la en la administración con José Vicente Gómez como Vicepresidente. gubernamentales. Su lema de gobierno: “nuevos hombres, nuevas ideas y nuevos procedimientos”. Por esta razón suprimió el Ministerio de Agricultura por el de Riqueza Territorial y Agricultura y Cría; el de Correos y Telégrafos por el de Correos, Telégrafos y Estadísticas.
En tal situación, Castro solicitó préstamos a los banqueros para cancelar algunos compromisos mas urgentes y poder enrumbar la economía, pero éstos le negaron la solicitud especialmente el banquero Manuel Antonio Matos. Ante la negatividad Cipriano Castro procedió a arrestarlos hasta tanto le entregasen el dinero exigido, ante esto los banqueros no les quedó otra alternativa que concederle el préstamo al gobierno.
Durante el desarrollo de este gobierno de facto, se suscitaron acontecimientos políticos que alteraron de una manera violenta las relaciones internacionales con otros países, tanto latinoamericanos como el caso de Colombia y europeos como Alemania, Francia, Italia, Holanda, e Inglaterra, de América, los Estados Unidos.
La invasión colombiana a territorio nacional, se debió a la ingerencia del gobierno de Castro en los problemas internos de ese país en combinación con el presidente Plaza de Ecuador. Esta invasión se realizó por el estado Táchira con aproximadamente 4.000 colombianos, pero estas tropas fueron derrotadas por el gobierno venezolano. Las relaciones entre ambos países quedaron rotas, con grave peligro para la tranquilidad nacional, ya que Castro igualmente trató de invadir al territorio colombiano por el Arauca. Este asunto tuvo tanta repercusión internacional, que se exigió una reunión urgente con la Conferencia Internacional Americana, quien estudió la peligrosa situación la cual comprometía la paz latinoamericana; esta reunión se llevó a cabo en México. Finalmente Castro fue convencido de la necesidad que había de mantener el mutuo respeto entre ambas naciones.
La condición de facto del gobierno de Cipriano Castro cambió a Constitucional, cuando en 1901 se reunió la Asamblea Constituyente, la cual le dio constitucionalidad a la administración. El despotismo continuo pero este factor y las deudas con el extranjero, acentuaron la crisis económica presentando una situación peligrosa para el país.
El 11 de abril de 1901 el estallido empezó a anunciarse cuando el embajador de Alemania reclamaba al gobierno venezolano la indemnización por daños y perjuicios contra los alemanes residentes en el país, como consecuencia de los enfrentamientos políticos, además exigía el pago de la deuda contraída por el gobierno de Venezuela por diferentes conceptos.
Ante éstas reclamaciones se unieron las de Italia, pero el gobierno se mostró firme ante las exigencias y sucedió la invasión extranjera a territorio nacional y el bloqueo a las costas venezolanas por buques de guerra de Alemania, Inglaterra e Italia. Las dificultas y agresiones se acentuaron mas en el último período del gobierno restaurador por la situación de rompimiento de relaciones con países extranjeros, aunado a esto la salud de Castro estaba muy afectada.
De modo que el 9 de abril de 1906 con una extraña alocución anuncia que se retira provisionalmente del gobierno, dejando en su lugar al Vicepresidente Juan Vicente Gómez.

Video: Revolución Liberal Libertadora